DENUNCIA PÚBLICA N° 10 REGIÓN DEL GUAYABERO – COLOMBIA. CONTINÚAN LAS VULNERACIONES A DERECHOS HUMANOS EN LA REGIÓN DEL GUAYABERO

Posted on Posted in Noticias

Desde el Espacio Humanitario Campesino del Guayabero, en adelante Espacio Humanitario, como lugar exclusivo de población civil; amparado en el Derecho Internacional Humanitario, en adelante DIH, compuesto por organizaciones sociales defensoras de Derechos Humanos, comunidades eclesiales, de fe y organizaciones de la población civil. Denunciamos que continúan las violaciones a Derechos Humanos por parte de la Fuerza Pública en la región del Guayabero.

HECHOS

Desde el Espacio Humanitario denunciamos públicamente:

1. El 28 de abril del 2021, las comunidades campesinas de Puerto Cachicamo refieren al Espacio Humanitario que: siendo aproximadamente las 6:30 am en la vereda de Angoleta bajo, vereda perteneciente al núcleo de Puerto Cachicamo en el municipio de San José del Guaviare, miembros del Ejército Nacional, llegaron y se encontraban acampando en la finca de la Señora Deisy Peñalosa quien en reiteradas ocasiones les ha solicitado a los militares que se retiren del rededor de su casa, pues la presencia de estos, convierten a la población civil en objetivo militar por parte de otros grupos armados. Deisy les ha manifestado que teme que se presente algún enfrentamiento colocando en riesgo su vida y la de su familia.

2. El 28 de abril del 2021, siendo las 10:45 am, miembros de la Junta de Acción Comunal de Puerto Cachicamo se dirigieron a la vereda Angoleta bajo, a la finca de la Señora Deisy Peñalosa, para realizar una visita de verificación de los hechos y solicitar diálogo con las tropas del Ejército Nacional adscritos a la Fuerza de Tarea Conjunta Omega. Cuando llegaron al lugar, los campesinos pidieron de manera formal y respetuosa a las tropas hablar con algún superior. Se presenta el Sargento Segundo Rincón, quien menciona que hace parte del Batallón de operaciones terrestres de la antigua móvil 4. Las comunidades campesinas se presentaron y solicitaron el respeto a los DD.HH. y el D.I.H., ya que estos se encuentran acampando a menos de 200 metros del lugar donde habita población y bienes civiles, y exigen que se respete el principio de distinción. A su vez, les pidieron que comprendan las dinámicas del contexto ante la presunta presencia de actores armado ilegales en la región, que ponen en riesgo la seguridad de las comunidades campesinas.

El Sargento Segundo Rincón responde “la misión mía es desarrollar operativos de control territorial, aquí sobre esta jurisdicción, yo tengo que llegar a fincas, a corregimientos, tengo que llegar a caseríos, tengo que llegar a las veredas y hablar con la población civil, yo soy autoridad competente. Para nadie es un secreto que esto es zona roja, hay presencia del enemigo, pero no estoy involucrando a nadie. Si algún propietario de la finca lo he tratado mal, porque si es así que me demande, yo a nadie trato mal (…) La función mía también tiene que ver con la tala de árboles, y yo he tomado cursos de Derechos Humanos y me le retiro de la finca si ese es su reclamo.”

Las comunidades refirieron a los militares que, en días pasados cerca de la finca de otro campesino de la vereda, estallaron un par de artefactos explosivos, que hirieron a uno o dos soldados y posteriormente los militares vincularon a las personas se viven cerca del lugar de los hechos como responsables. Reiteraron que son población civil y que para evitar este tipo de situaciones en mejor que no acampen cerca de los bienes privados civiles. “Nosotros no tenemos nada que ver en la guerra entre ustedes”.

 

ANTECEDENTES

 

  • Desde el mes de mayo del 2020 se vienen adelantando manifestaciones por parte de las comunidades campesinas de la región del Río Guayabero por la violación a derechos humanos que se ha originado en el marco de los operativos de erradicación forzada realizados por la Fuerza de tarea conjunta Omega.

 

  • Entre el 18 y el 27 de julio del 2020 se desplegó una Misión Humanitaria, compuesta por organizaciones sociales defensoras de derechos humanos, que verificó la situación de violación a derechos humanos y realizó la respectiva visibilización a través de un comunicado público y una rueda de prensa.

 

  • El 12 de septiembre se instaló el Espacio Humanitario Campesino con el objetivo de: Consolidar un espacio de acompañamiento humanitario mediante la presencia permanente de organizaciones sociales defensoras de Derechos Humanos, comunidades eclesiales, de fe y la sociedad civil, a través de las cuales se permita prevenir, documentar y visibilizar las vulneraciones a los Derechos Humanos que viven las comunidades campesinas en la región del Guayabero.

 

  • Desde 12 de septiembre del 2020 hasta la fecha, el Espacio Humanitario Campesino del Guayabero se han denunciado públicamente y ante autoridades competentes numerosos hechos de amenazas directas y las agresiones contra los Derechos Humanos de campesinos y campesinas en la región del Guayabero. Esta información se encuentra referenciada de manera pública en la página web de la Corporación Claretiana Norman Pérez Bello a través de las 9 denuncias públicas emitidas hasta la fecha.

 

SOLICITUDES

1. Al gobierno nacional en cabeza del presidente Iván Duque Márquez, insistimos en atender los llamados de las comunidades de la Región del Guayabero que piden un trato justo y digno en la exigencia de su derecho a la tierra y la permanencia en el territorio, derecho a ser escuchados por las instituciones y las autoridades competentes que permitan concertar salidas a la crisis Humanitaria que vive la región.

Cumplir con lo pactado en el marco del Acuerdo de Paz, en especial el punto uno sobre reforma rural integral y el punto cuatro sobre solución al problema de las drogas ilícitas. Que se priorice la sustitución concertada, gradual y voluntaria por encima de la erradicación forzada y se establezca una mesa de diálogo y concertación en la región del Guayabero, para encontrar soluciones sostenibles y permanentes para esta región. A su vez, que se brinden garantías de seguridad y el debido proceso para la de reincorporación de excombatientes a la vida civil.

Revisar las órdenes del ejecutivo que están desarrollando las fuerzas militares en la región, ya que los efectivos manifiestan que “están cumpliendo órdenes presidenciales” las cuales atentan contra los derechos a la vida, la seguridad, la libre movilidad y están generando una crisis humanitaria sin precedentes en la región.

De la misma manera, se respete por parte de las FFMM los DDHH y el DIH, dejando a la comunidad por fuera del conflicto armado.

2. A la Procuraduría General de la Nación, iniciar investigaciones disciplinarias contra los militares responsables de violaciones a Derechos Humanos; exigir a la Fuerza de Tarea Conjunta Omega el respeto irrestricto de los DD.HH. y el D.I.H. en el marco de los operativos que se adelantan en la Región del Guayabero.

3. A la Defensoría del pueblo, hacer presencia en el territorio, acompañar a las comunidades campesinas para exigir el respeto de los Derechos Humanos a los militares y emitir una alerta de inminencia por el riesgo en el que se encuentran las comunidades por las continuas agresiones cometidas por la Fuerza pública y la presunta presencia de actores armados ilegales en el territorio.

4. Al Ministerio de Defensa y las Fuerzas Militares, realizar las investigaciones disciplinarias y penales internas necesarias para establecer responsabilidades frente a la violación a derechos humanos en el marco de los operativos de erradicación forzada y dar instrucciones precisas sobre el respeto sin condiciones de los Derechos Humanos por parte de las tropas.

Instruir a los efectivos militares en DD.HH. y D.I.H., para que respeten y no hagan uso de lugares protegidos por el DIH, como escuelas, canchas de fútbol, entre otros espacios personales y colectivos de la sociedad civil, así como el respeto por los espacios, zonas o asentamientos humanitarios que se encuentran en la región, exigiendo que como funcionarios públicos, deben presentarse ante las comunidades de manera clara y visualizada, que cada vez que estén cumpliendo con sus labores porten de manera adecuada los uniformes e insignias y el respeto a los Derechos Humanos y el Derecho internacional humanitario.

5. A las Alcaldía Municipal de San José del Guaviare, como a la Gobernación del Guaviare, para que como autoridades civiles garanticen la atención a la población civil que en estos momentos vive una grave crisis de Humanitaria y de Derechos Humanos, producto de los diferentes operativos militares que se están presentando en el territorio y las múltiples violaciones de derechos humanos de las que han sido víctimas.

6. A la Comunidad Internacional velar por la garantía de Derechos Humanos de habitantes de por lo menos 100 veredas de la región del Guayabero que se han visto afectadas por el incumplimiento a los acuerdos, la estigmatización y el tratamiento del gobierno nacional.

 

 

 

Espacio Humanitario Campesino del Guayabero.

Corporación Claretiana Norman Pérez Bello

(Organización acompañante)

corpoclaretiananpb@corporaciónclaretiana.org

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.