Rechazo al atentado contra la vida de Francia Márquez

Posted on Posted in Noticias

La Corporación Claretiana Norman Pérez Bello, como organización defensora de Derechos Humanos, rechaza enfáticamente el atentado del que fue víctima la lidereza de comunidades negras Francia Márquez. Creemos que es un caso que ejemplifica la difícil situación que actualmente afrontan los líderes y liderezas sociales en todas las regiones del país, pues hemos observado y denunciado la vulneración a los derechos fundamentales de la que han sido objeto por oponerse a las prácticas de despojo y marginación.

Es de conocimiento público la importante labor que ha venido adelantando Francia en defensa de los bienes de la naturaleza y de las comunidades amenazadas por el modelo económico extractivista. Su lucha la llevó a ser ganadora del Premio Ambiental Goldman en el 2018 que, aunque fue registrada por los medios como un mérito en su batalla contra la minería ílegal, reconoció su destacado rol como opositora a diferentes megaproyecto planeados o desplegados en territorio de comunidades negras.

Sin embargo, el modelo económico extractivista no sólo afecta a estas comunidades sino también a campesinos e indígenas donde hay una diversidad de bienes de la naturaleza que son apetecidos por intereses de empresarios y políticos nacionales y extranjeros que han intentado constantemente negarles sus derechos territoriales para apropiarse de dichos bienes.

Las recientes políticas gubernamentales, como el Plan Nacional de Desarrollo, intensifican ese modelo económico basado en la extracción de minerales aún a costa de las fuentes de vida como el agua y la fertilidad del suelo.

Por esto, ha surgido una diversidad de organizaciones desde las comunidades para desarrollar proyectos económicos y políticos alternativos al extractivismo y exigirle al Estado políticas en beneficio de sus derechos. Estas organizaciones comúnmente forman liderazgos, como el de Francia Márquez, que en el contexto actual se hallan amenazados por la proliferación de ejércitos de paramilitares y otros grupos armados ílegales en distintas regiones del país.

Un caso claro de esta proliferación son las llamadas Aguilas Negras, quienes han venido amenazando a diferentes personalidades de la política pública y organizativa. Son frecuentes los “panfletos” en los que este grupo amenaza con nombre propio a uno o varios miembros de organizaciones sociales reconocidas. Sin embargo, no existe por parte de la Fiscalía General de la Nación algún resultado en torno a quiénes componen este grupo y qué intereses persigue.

Por lo anterior, exigimos al Estado urgentes medidas de protección que garanticen los derechos fundamentales de líderes, como Francia, y las comunidades que representan. Así mismo, por parte de la Fiscalía General de la Nación, investigaciones serias que permitan esclarecer quiénes están detrás estos asesinatos e intimidaciones para proceder a juzgarlos y otorgar penas ejemplarizantes.

Finalmente, instamos a la comunidad internacional a estar atentos a este y otros episodios de amenaza contra la vida de líderes y liderezas sociales.